•  

Delegación de facultades

El Patronato de la fundación podrá delegar sus facultades en uno o más de sus miembros. Los estatutos podrán prever la existencia de otros órganos que desempeñen funciones y facultades que le sean delegadas por el Patronato. No son delegables las aprobación de cuentas y el plan de actuación, la modificación de los estatutos, la fusión y la liquidación de la fundación ni aquellos actos que requieran la autorización del Protectorado de fundaciones (art. 16, Ley 50/2002).