•  

La dotación fundacional en el Anteproyecto de Ley de Fundaciones: un requisito artificial para limitar el ejercicio del derecho de fundación.

Jueves, 25 Septiembre 2014 14:47

Con la aprobación del Anteproyecto de Ley de Fundaciones (APLF), “para garantizar un mejor ejercicio del derecho de fundación”, el pasado 29 de agosto, el Gobierno ha incurrido en una nueva contradicción derivada de su insistencia de poner puertas al campo, regulando desde fuera de la realidad de las cosas. En este caso, condicionando, sin ningún sentido, el ejercicio del derecho de fundación. Es decir, justo lo contario de lo que dice en su nota de prensa el Ministerio de Justicia.

 

Uno de los primeros límites para el ejercicio del derecho de fundación, que se refuerza sobre lo que ya existe y se convierte en requisito para ejercitar el derecho de fundación, se refiere a la obligación de que las nuevas fundaciones nazcan con una dotación adecuada y suficiente “para generar los recursos que garanticen el cumplimiento de los fines fundacionales” (art. 12 APLF), presumiendo que dicha dotación es suficiente cuando su valor económico alcanza los 30.000€. Se acabó ya la posibilidad de la dotación sucesiva, que recoge la legislación actual porque, claro, al requerir tan solo el desembolso inicial del 25% de dicha cantidad (7.500€), alguien habrá pensando que ese importe no es suficiente para generar esos recursos necesarios. Hasta aquí, pudiera parecer que el cambio tiene algún sentido: cuanta más dotación tenga la nueva fundación de más medios económicos dispondrá para garantizar el cumplimiento de sus fines. Pero vemos como el propio APLF se encarga de aclarar, en el mismo artículo (12.6), que esa justificación de la dotación mínima necesaria es, simplemente, una coartada, una restricción injustificada, y un límite innecesario para el ejercicio del derecho de fundación, porque es absolutamente imposible que sirva de base para generar “... los recursos que garanticen el cumplimiento de los fines fundacional”.

En efecto, el referido punto 6 del artículo 12 se encarga de recoger otra novedad y dice: “Los bienes y derechos que formen parte de la dotación deberán permanecer en el patrimonio de la fundación y no podrán destinarse a financiar los gastos de la fundación”. Es decir, por si alguien no se había enterado, queda claro que esa dotación no se puede tocar, que tan solo se puede disponer de su rendimiento; del rendimiento financiero de esos 30.000€, “para generar los recursos que garanticen el cumplimiento de los fines fundacionales”. ¿De verdad, señores del Gobierno, que piensan que eso es posible?

Obviamente, es una pregunta retórica cuya respuesta no puede más que poner de manifiesto, una vez más, que por imperativo legal los Protectorados están abocados a seguir arrastrando un grave problema de credibilidad, porque según el APLF no les quedará más remedio que emitir una resolución en la que se diga que, en efecto, el rendimiento de esa dotación, de 30.000€, es suficiente “para generar los recursos que garanticen el cumplimiento de los fines fundacionales”. ¡Una buena forma para acreditarse en su tarea de asesoramiento!

ALENDUS CONSULTORES

Última modificación en Miércoles, 08 Octubre 2014 08:07